Científicos de la Universidad de Salamanca desarrollan una vacuna recombinante específica para combatir la bacteria 'Brucella ovis' en ovinos

Inicio / Divulgación Científica / Científicos de la Universidad de Salamanca desarrollan una vacuna recombinant...
15/02/2012
Autores: 
Comunicación Universidad de Salamanca
Contenido: 

 

La bacteria es responsable de la enfermedad infecciosa conocida como epididimitis, causante de la baja eficiencia reproductiva y del incremento en porcentajes de muerte perinatal en los corderos

Salamanca, 16 de febrero de 2012. Científicos de la Universidad de Salamanca estudian los mecanismos de virulencia de Brucella ovis, así como el desarrollo de una vacuna recombinante específica frente a las infecciones producidas por esta bacteria en ovejas. Su presencia en ovinos está considerada como una de las principales causas de la baja eficiencia reproductiva del rebaño, asociada al incremento de pérdidas embrionarias en los primeros días de la gestación, nacimientos de bajo peso y al aumento del porcentaje de muerte perinatal de los corderos, provocando el consiguiente daño económico para los ganaderos del sector.

Nieves Vizcaíno, del Departamento de Microbiología y Genética de la Universidad de Salamanca, lidera esta investigación en la que colaboran, además, el Instituto de Agrobiotecnología y la Universidad de Navarra y el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria del Gobierno de Aragón. Brucella ovis es una especie del género Brucella que hasta la fecha ha sido muy poco estudiada en comparación con otras especies, como la Brucella melitensis o Brucella abortus que pueden ocasionar infecciones de gravedad en humanos y abortos en ovejas o ganado bovino, respectivamente.

La escasa investigación realizada sobre esta bacteria es tal vez el reflejo de su carácter no zoonótico, que le supone no entrañar ningún riesgo de transmisión de enfermedad a humanos. No obstante, Brucella ovis es “uno de los principales responsables de la presencia de epididimitis contagiosa en el ganado ovino”, según explica a la Unidad de Comunicación de la Usal la profesora Vizcaíno.

La epididimitis es una enfermedad infecciosa reproductiva en los ovinos, de difícil diagnóstico y determinante en el correcto progreso de selección genética y de fertilidad de la majada. La sintomatología de la enfermedad afecta fundamentalmente a los machos del rebaño ocasionándoles problemas de fertilidad, mientras que las hembras actuarán como transmisoras de la enfermedad manifestando alteraciones gestacionales (muerte embrionaria y abortos esporádicos), nacimientos de crías de muy bajo peso y un significativo incremento de la muerte perinatal de los corderos. Otra de las características de esta enfermedad infecciosa en las ovejas es su permanencia de una estación reproductiva a otra, lo que repercute en la posibilidad continuada del contagio entre los carneros sanos.

A pesar de que atendiendo a la normativa vigente su incidencia en las cabañas ganaderas es de declaración obligatoria a la Organización Mundial de la Salud Animal no existen programas de control sobre la enfermedad, por lo que no se sabe con exactitud la prevalencia de Brucella ovis entre el ganado español. No obstante, los técnicos del país apuntan que su prevalencia en rebaño en la cabaña nacional puede oscilar en torno al 20 por ciento, según los datos que manejan.

Hasta la fecha, la vacuna B. melitensis Rev1 empleada para la prevención de la brucelosis ovina y caprina causada por Brucella melitensis se considera, también, la más eficaz frente a Brucella ovis. Sin embargo, entre los inconvenientes de esta vacunación indirecta destaca que hace producir al animal anticuerpos que interfieren en la diferenciación entre aquellos vacunados y los infectados por melitensis. Debido a este gran inconveniente la normativa internacional prohíbe el uso de esta vacuna en aquellas regiones libres de Brucella melitensis, con el detrimento de que esto, a su vez, puede “ocasionar un incremento en la cabaña de las infecciones por Brucella ovis”, apunta la científica de la Universidad de Salamanca.

En este sentido, y debido a que ambas brucellas son antigénicamente diferentes, el equipo de la Universidad de Salamanca propone una vacunación específica frente a ovis que evitaría el desarrollo de estos anticuerpos que interfieren en el diagnóstico eficaz de la brucelosis. Para ello, los investigadores trabajan en la obtención y caracterización de una colección de cepas mutantes en genes que codifican proteínas de membrana externa de Brucella ovis y factores de virulencia identificados en otras especies del género.

Una vez obtenidas las cepas, el siguiente paso consiste en analizar la virulencia de la bacteria en cultivos celulares de macrófagos y en ratón vivo. Gracias a ello se estudiará la capacidad de aquellas cepas que presenten la atenuación precisa en su virulencia como posibles vacunas vivas frente a las infecciones causadas por Brucella ovis. Asimismo, paralelamente a esta la línea de trabajo el equipo de científicos estudia como vacunas subcelulares una serie de proteínas de membrana externa purificada a partir de la bacteria Escherichia coli con las que también están realizando experimentos de protección frente a la infección.

El trabajo liderado por la profesora Vizcaíno comenzó en el año 2006 auspiciado por la Junta de Castilla y León hasta 2008. Posteriormente el Ministerio de Ciencia e Innovación le concede dos proyectos de 3 años para desarrollar en los períodos 2009-2011 y 2012-2014.

Equipo de Investigación de la Universidad de SalamancaNieves Vizcaíno Santiso, investigadora principal; Luis Román Fernández Lago, profesor del Departamento de Microbiología y Genética; Paola Andrea Caro Hernández, contratada predoctoral; Ana Isabel Martín Martín, contratada predoctoral; y Pilar Sancho García, alumna de doctorado.